Esperanza Aguirre y Pedro J. Ramírez, cómplices de un plan extranjero para derribar al gobierno

El pasado día 18, el diario católico de derechas La Gaceta publicó un dato sumamente inquietante en torno al actual “Caso Bárcenas”, el cual yo afirmo que se trata en realidad de un complot con el ánimo de desmembrar el gobierno y la política española por parte de los mismos sombríos poderes que controlan la UE con el propósito de utilizar el futuro caos del país como pretexto para justificar un régimen autocrático impuesto por la Comisión Europea de parte del Banco Central dominado por estos mismos poderes que imponga sus propias medidas. Muchos me acusarán sin embargo de exaltado e irracional por tal afirmación, al considerar muy justificadamente como algo evidente la cada vez más documentada corrupción del vigente gobierno (así como de los círculos altos de su partido) durante tantos años, si bien lo dicho sería incierto, pues tal como me gustaría remarcar, mi intención no es hacerle ningún lavado de cara ni negar la evidencia de su obvia incriminación en un mecanismo de corrupción institucionalizada, pues que el gobierno esté corrupto y que la trama para denunciarlo sea una estratagema no son conceptos excluyentes, ya que es precisamente por dicha corrupción por lo que el mentado gobierno sufriría la efectividad de la trama de descrédito al ser ésta indiscutible por contar con un fundamento fehaciente dado que estaría siendo confeccionada en realidad por los propios corruptores, los cuales contarían de esta forma con la perfecta herramienta para desautorizar al gobierno: pruebas incontestables de la acusación por haber sido ellos los encargados de provocar lo sucedido. La intrigante información publicada era que la reunión de Luis Bárcenas para entregarle a Pedro J. Ramírez, el director de El Mundo, diario responsable de la difusión de todas las informaciones inculpatorias, las pruebas que incriminan a la cúpula del PP en la financiación irregular, cohecho, y especulación, se organizó… ¡en la casa de una amiga íntima de Esperanza Aguirre! Esto resulta altamente alarmante, si bien algunos de los reluctantes han tratado de desdeñar esquivamente esta información por el hecho de que la casa de la mujer donde se reunió Pedro J. se hallaba en el mismo edificio donde habitaba él, con lo cual algunos han preferido pensar que la relación con Aguirre es accidental, si bien esto no es correcto, puesto que teniendo en cuenta que esto podría interpretarse como un contubernio de ambos para dañar al gobierno (dado que ella ha sido la principal beneficiada como dura increpadora de los altos responsables de su propio partido para que aporten mayor transparencia), se hace necesario entonces indagar en la posibilidad de que pueda haber quizá un interés en perjudicar al gobierno común a la famosa lideresa del PP y el célebre periodista, el cual existe y va a ser expuesto a continuación.

Para comprobar la razón por la que las personas se comportan de una manera u otra hay que comprobar su posición estratégica. Primero Pedro J., director de El Mundo. Su diario es de RCS, de la familia de Giovanni Agnelli, miembro al igual que Aguirre del Club Bilderberg. El Mundo está controlado por tanto en realidad por el imperio Agnelli, cuyo corazón reside en la compañía que es la principal fuente de su patrimonio e influencia: la FIAT. A comienzos de la década del 2000, sin embargo, se firmó un contrato de participación en ésta por la General Motors mediante el cual la gestión de la compañía comenzó a verse cada vez más influida por el gigante norteamericano. De esta manera, la FIAT ha pasado a depender de la Motors, y con ello, dado que ésta constituye el motor del imperio Agnelli, éste ha pasado a convertirse en realidad en una extensión del imperio que controla la empresa americana, que no es otro que el imperio sumergido Payseur, controlado por los Rothschild. Así que decir El Mundo es decir Bilderberg-Rothschild. Ahora Esperanza, la ex Presidente de la Comunidad de Madrid. Una de las noticias más sonadas de la reciente actualidad española ha sido su retirada del mundo de la política. Inmediatamente se puso el ojo sobre su fulminante contratación por la empresa Seeliger y Conde, dirigida por Luis Conde, que tiene un puesto en el consejo del Grupo Godó, líder del conglomerado de radio y televisión Catalunya Comunicació, cuyo vicepresidente es Carles Vilarrubí, que también lo es de Rothschild España. Decir Aguirre es por tanto también decir Bilderberg-Rothschild, a tenor de lo cual el dato emitido por La Gaceta cobra un cariz mucho más relevante, pues lo anterior derriba la teoría de que Pedro J. comenzó su operación de acoso y derribo al gobierno mediante un contacto de la órbita de Esperanza por una simple casualidad, ya que ahora sabemos que tanto Aguirre como Ramírez se hallan en el mismo eje, albergando potenciales intereses comunes. Pronto se verá obvio que los dos forman parte de una misma trama, para lo cual debemos aclarar que Conde, el actual jefe de la anterior Presidente de la Comunidad de Madrid por el principal partido “conservador” español y “azote” del nacionalismo independista catalán, forma parte del consejo presidido por Javier Godó, el actual patrocinador fundamental de la campaña de Artur Mas y financiador de las nacionalistas de Cataluña. Al parecer, el presidente del consejo del jefe de la principal enemiga del separatismo catalán es un separatista catalán, lo que sienta, sobre todo cuando se tiene en cuenta la rapidez con la que se ha contratado a Esperanza, un conflicto que huele a chamusquina. Y he aquí la chamusquina: Javier Godó fue el principal competidor de Aguirre por la adquisición del contrato de Sheldon Adelson para la construcción del complejo de Eurovegas.

Esto explica la extraña jugada de que el candidato considerado como claro favorito para una cantada construcción en Barcelona perdiese de pronto de la noche a la mañana (justo a punto de la adquisición del contrato) su opción en favor de su claramente inferior competidora, pues más extraña aún resulta la retirada de dicha competidora de la política activa (al menos manifiestamente) para de pronto adquirir, también de la noche a la mañana, un contrato justo por parte del hombre de éste, su acérrimo rival (el mismo al que de una manera tan inexplicable logró aparentemente arrebatar la realización del proyecto). Surge de esta manera la inmediata sospecha de que en realidad Aguirre no le haya quitado nada a nadie sino que todo estuviese ya pactado de antemano. Godó podría haber cedido a Madrid el contrato con Adelson para que ella se apuntase otro tanto por haber detrás de la licencia de la construcción un cohecho con ella envuelta y blanqueable gracias al ofrecimiento de él de un puesto seguro en su esfera de influencia, algo que la tentase tanto por el posible sobresueldo que lo aceptase sin dudar, teniendo con ello él derecho igualmente a su parte no perdiendo así el beneficio que podría haber obtenido de haber sido él el de la licencia y pudiendo contar con esto asimismo como medida de chantaje para poder controlarla a ella. Esto explicaría tanto la inmediatez con la que se dio el contrato de Esperanza como aquella con la que a éste se sucedió su misteriosa y nunca del todo explicada dimisión para pasar inmediatamente a trabajar en la órbita de Javier por una importante suma. ¿Debemos pensar que dicho sueldo es en realidad la tramposa justificación de su parte del soborno? Muchos habían cuestionado la posibilidad de que Aguirre organizase a propósito el encuentro de Bárcenas y Pedro J. por el hecho de que según ellos urdir una trama conspirativa para beneficiarse políticamente de la caída de un gobierno en un nuevo marco de pacto que sujetase al PP a la necesaria negociación con fuerzas políticas opuestas no es algo que hubiese de convenir realmente a Esperanza Aguirre, y por tanto no cabe pensar que ella pudiera encontrar beneficio alguno en heredar un gobierno a medias con los rivales políticos. Pero en realidad, a tenor de los datos con los que ahora contamos, sí lo haría, puesto que ya sabemos que Esperanza Aguirre es en realidad sospechosa de haber participado en los mismos negocios sucios que los secesionistas catalanes, lo cual hubiera supuesto una provechosa inversión bajo la promesa de los mismos organizadores de esta corrupción de que gracias a ello y el descabezamiento del gobierno al cual ella debería ayudar, ella tendría garantizada de esta forma la futura presidencia de la nación contando para ello con el apoyo de aquellos con los cuales hubiera montado un fondo común.

El mayor indicio de este complot es que su figura clave debería ser el encargado del proyecto cuya contratación levantó tanta competencia, Sheldon Adelson, nada menos que el importante magnate del juego y editor líder de la prensa israelí (y por tanto agente de primera del poder sionista Rothschild), cuya trayectoria sería lo delator. En primer lugar, su descarado cinismo y doble moral pueden son claramente apreciados en su propio discurso, como cuando en cierta ocasión (concretamente en febrero del 2012 en una entrevista de Forbes) Adelson dijo:

«Estoy en contra de que cualquier persona intente o de hecho influya en las elecciones. Pero mientras esto se pueda hacer yo lo haré (…). Estoy orgulloso de lo que hago y no me importa que se me vea haciéndolo».

Además, Adelson donó un millón de dólares para un Comité de Acción Política de apoyo al candidato republicano Newt Gringrich, quien negó el derecho a existir de los palestinos. Adelson, poderoso lobista y manipulador donde los haya, ha financiado a lo largo de su fructífera carrera a muchos políticos ganándose su favor, tales como los candidatos al congreso Virginia Foxx, Eric Cantor, y Joe Heck. El partido republicano le debe mucho a Adelson, quien de acuerdo con la publicación Bloomberg Businessweek, para julio del 2012 había llegado a donar hasta 30 millones de dólares a dicha opción. Pero sin embargo, muchos podrán acusarme de malencarado al afirmar que Adelson es en realidad un manipulador y que seguramente debería en este caso asociársele con una posible trama de corrupción siguiendo un plan oculto. Sin embargo, he aquí pruebas que acreditan el su verdadero carácter. El año pasado el candidato republicano a la presidencia Mitt Romney declaró durante su campaña que China debería ser considerada un “manipulador de divisas” por su política de control para la fijación de tipos bajos, y promovió una moción para presionar al estado chino forzándolo a reducir su control sobre las divisas. Sin embargo, el trasfondo de esto tiene que ver con la influencia de Adelson sobre la candidatura de Romney más que con la política, puesto que en el caso de llevarse a cabo esta medida, él se vería entonces beneficiado en términos del dólar a través de sus negocios en China si su mercado se revaluase, debiéndose todo ello obviamente a que no fue sino él quien en junio del 2012 donase nada menos que 10 millones de dólares para un Comité de Acción Política en favor del republicano, según informa de nuevo Bloomberg, atendiendo también tras ello a una recaudación de fondos para la campaña de Romney en Jerusalem en julio del mismo año, donde anunció que donaría millones para la promoción del candidato, de acuerdo con lo publicado por el Atlanta Journal-Constitution. La obvia implicación de Adelson en el conciliábulo de manipulación sionista puede verse también en la facilitación que le fue otorgada por George Bush para asistir con él a la celebración del acto conmemorativo del 60º aniversario de Israel como parte de la delegación honorífica enviada en mayo del 2008.

Aunque hasta ahora todo es circunstancial y legal. Sin embargo, existen suficientes pruebas de su obvio papel de especulador y traficante de influencias. Al parecer, según informa The New Yorker, durante un juicio celebrado contra el multimillonario, el presidente de su compañía Las Vegas Sands, Bill Weidner, afirmó haber sido testigo de una llamada suya a su protegido, el entonces líder mayoritario de la cámara de representantes Tom DeLay, acerca de un proyecto de resolución propuesto por el senador Tom Lantos para impedir el voto del Comité Olímpico americano a favor de la candidatura china para la celebración de los juegos olímpicos del año 2008, dado que esto (al haber podido limitar los ingresos del comercio chino) no le convenía. Según Weidner, DeLay volvió a llamar poco después diciéndole a Adelson que le podía contar al alcalde de Pekín que la propuesta no vería la luz del sol, y entonces fue denegada. Pero lo cierto es que el empresario ha tenido que enfrentarse a numerosas acusaciones por parte de periodistas que se han dedicado a investigar sus actividades. A pesar de que varias publicaciones han tenido que ser retiradas por falta de fundamentos sólidos, la sombra de la sospecha siempre se ha cernido sobre él. De todos modos, sí que hay pruebas definitivas y contrastadas en torno su corrupción, puesto que, conforme a lo expuesto por el diario The New Yorker en junio del 2008, un hombre de negocios de Hong Kong que acreditó al parecer haber servido como intermediario suyo con altos funcionarios chinos para obtener la licencia de su casino en Macao, Richard Suen, le denunció llevándole a juicio bajo la acusación de haberse negado a pagarle por su colaboración aún habiendo un acuerdo que establecía su derecho a beneficiarse de la operación. Suen ganó el pleito por más de 40 millones, si bien esto no acaba aquí, puesto que en noviembre del 2010 el Tribunal Supremo de Nevada devolvió el caso a un tribunal menor para continuar con la investigación, algo tras lo cual Adelson ha tenido que enfrentarse hasta a tres nuevas acusaciones de impago de contrato por parte de otros tres alegados mediadores en el acuerdo que han llegado a demandarle por la suma de 450 millones de dólares. En cualquier caso, esto último es lo más importante, puesto que de acuerdo con las fuentes consultadas por el diario New York Times, en una comparecencia reguladora celebrada en febrero del 2013, los responsables de Las Vegas Sands, reconocieron haber cometido un delito federal de cohecho dando a conocer que, para la obtención de la licencia del casino de Macao, Adelson había sobornado a las autoridades chinas. Además de esto, a pesar de no haber podido demostrarse, la rumoreada financiación de los negocios de éste por medio de la trata de blancas continúa aún en el aire, lo cual, además de la ya demostrada afinidad de Adelson por la prevaricación, la especulación, y el cohecho, hace que uno no sólo piense que Esperanza Aguirre podría haber recibido el comentado soborno, sino que también hace que se plantee si no hubiera podido venir éste de la explotación de mujeres, lo cual terminaría por poner el dedo en la llaga.

 

Anuncios

El fraude del bosón de Higgs

En verano del 2012 una comisión de científicos realizó un anuncio publicitario sobre el supuesto hallazgo, aún sin contar con acreditación en la prensa científica revisada por pares (que es en lo que de verdad ha de basarse la ciencia, y no en anuncios de pretendidos descubrimientos cacareados por los medios pero para los cuales no se aportan evidencias), del famoso Bosón de Higgs. Digo “supuesto hallazgo” porque hacer anuncios ante los medios sin presentar las verdaderas pruebas, las que habrán de ser validadas para su verificación, es una técnica muy vieja para hacer que la gente sin pensamiento crítico se crea lo que dicen los científicos ciegamente sin haberlo comprobado por sí mismos tal como antaño se creía a la mismísima Iglesia, por lo que no es cierto eso de que esté demostrado el Bosón de Higgs, y quien diga lo contrario muestra poco rigor y gran estado de desinformación. Los científicos declararon que dichas pruebas serían presentadas “pronto” y que no tardarían apenas un mes, como mucho dos y pico, en darlas a conocer. Eso sucedió en verano del año pasado. Pues bien, la cosa se fue prolongando y los científicos continuaron sin aportar la acreditación en la literatura científica que respaldase su proclamado descubrimiento. Sin embargo, los medios repitieron una y otra vez que el Bosón de Higgs había sido incuestionablemente descubierto, cosa que representa una falacia, puesto que las pruebas reales aún no estaban disponibles al contarse de momento sólo con el anuncio emitido por los del propio acelerador de partículas. Fenomenal, ya que resulta que un año después sigue sin haber una miserable prueba acreditada de que realmente hayan descubierto el susodicho Bosón. A finales del 2012, los mismos medios que aseguraban con cierto aire altanero que se había descubierto, informaron de que de pronto el LHC iba a ser clausurado “temporalmente”, según dijeron, para optimarlo y así poder continuar con las investigaciones en el futuro con el propósito de “descubrir al fin el Bosón de Higgs”… ¿pero no decían que ya lo habían descubierto? Parece que a la prensa se le ha escapado que la afirmación de los científicos de aquella comisión cuando exclamaron que ya lo tenían no era lo que se nos hizo creer. Si dudas de que esto pueda tratarse de un fraude por prejuicios personales, te diré que el fraude es algo mucho más común en la comunidad científica de lo que parece. El afán de protagonismo o la intención de las corporaciones que manejan el sistema de adoctrinar al público con su dogma materialista y así limitar su concepción de la realidad divulgando a través de los organismos que controlan por su dominio del Estado y también de los medios que manipulan la versión de la ciencia que a ellos les conviene y que beneficia tanto al paradigma actual como al establishment instaurado por ellos para justificar de este modo su propia forma de concebir la vida y acallar de igual modo las voces de los críticos siempre sin pruebas reales sino tan sólo con ilusiones de pruebas (pura ingeniería social) suelen ser factores decisivos que hacen que el fraude esté mucho más generalizado de lo que parece (incluyendo a personajes supuestamente respetables).

En la conferencia impartida acerca del pretendido hallazgo, los científicos reconocieron que habían comprobado con una elevada precisión la probabilidad de que la partícula supuestamente hallada en el experimento fuese realmente el Bosón de Higgs. Esto, si bien no fue de nuevo en ningún momento respaldado por prueba objetiva alguna más allá del testimonio de los propios implicados (siendo por ello, desde un punto de vista epistemológico, científicamente inválido),  sí cacareado de nuevo hasta la saciedad por los manipuladores medios. Sin embargo, si alguien se hubiese molestado en contrastar las informaciones habría podido comprobar en un medio alternativo digital especializado en divulgación que en la entrevista realizada a los implicados españoles en el experimento se amplió notablemente la explicación del asunto demostrando que la versión popularmente mediatizada era altamente sensacionalista y sesgada. Mas, antes de pasar a eso cabe introducir el fundamento teórico. Las partículas, como bien saben los físicos, no son mensurables directamente, sino que lo que se hace es calcular sus características cuánticas reconstruyendo los patrones de las reacciones de las colisiones con ellas de otras partículas cuyas características cuánticas ya se han fijado de antemano mediante aparatos llamados ciclotrones, por lo que los nuevos cuantos subatómicos que se descubren en estos vanguardistas experimentos no son medidos objetivamente sino que son deducidos en su expresión mediante cálculos. A saber: no nos hallamos ante un ejercicio de objetiva medición sino de imperfecta deducción, por lo que no sabemos realmente cómo son las partículas que estamos hallando, sino que tan sólo nos lo figuramos desde varios “puntos de vista”. Por lo tanto, las partículas derivadas de las colisiones producidas en los ciclotrones y medidas en éstos sólo sirven para calcular hipótesis de cómo la partícula hallada pudo haber sido. Como las partículas tienen varias características posibles pues su función es de probabilidad, las cualidades estimadas para cada partícula en base a las reacciones que han podido liberarse y provocar las lecturas del ciclotrón conforman “varios senderos posibles de desintegración” para esa misteriosa partícula que se está tratando de desentrañar. Cada uno de estos senderos, cuando es reconstruido mediante los cálculos, nos aproxima a las características que la partícula pudo haber tenido. Para resolver cuáles debieron ser tales características de dicha partícula hay que contrastar los cálculos de todos los senderos posibles. Puede parecer que la partícula ostenta unas características determinadas cuando se hace el cálculo en cuestión desde uno de los senderos, pero sin embargo, sigue cabiendo la posibilidad de que el siguiente sendero deje a entender unas características totalmente distintas, por lo que, aunque en el primero una partícula pueda mostrar un 99.9…% de probabilidad de presentar determinadas cualidades, dicha probabilidad puede pasar a ser inferior al mínimo aceptable para asumir algo en ciencia si en el siguiente sendero resulta deducirse tan sólo un 0,0…1%. La probabilidad podría reducirse incluso más en un tercer o cuarto senderos llegando a ser posible incluso que lo que en un principio parecía la demostración de que una partícula disponía de unas características determinadas pase a ser de pronto todo lo contrario. En otras palabras, cuando el trabajo finaliza, lo que a simple vista parecía un triunfo, puede convertirse en un fracaso.

Los científicos españoles implicados en el experimento atestiguaron que la afirmación de los medios era “inadecuada”. Estos científicos revelaron a la prensa que la afirmación de que el Bosón de Higgs había sido hallado era en realidad sumamente precipitada, puesto que la declaración realizada en la conferencia fue sacada de contexto por todos. Lo cierto es que no había casi certeza de que la partícula descubierta fuese el Bosón, pues lo que había era casi certeza de que esa partícula lo era sólo en dos de los senderos calculados. Para asegurarse ha de contrastarse todos los senderos, y ¿cuántos son en este caso según confesaron estos científicos? Nada menos que cinco, de modo que la hipótesis de que esa partícula es el Santo Grial de la ciencia materialista-mecanicista sólo fue comprobada con esa ostentosa certeza en dos de las cinco posibilidades conjeturadas, es decir, que la verdadera probabilidad confirmada de que la célebre partícula lo fuera de hecho no era suficiente para afirmarlo, pudiendo llegar esto incluso a ser refutado al comprobarse los otros tres senderos pendientes, comprobación que por entonces aún no había sido realizada. Además de eso, y a pesar del nuevo comunicado (más de lo mismo),  seguimos después de un año sin contar con una sola publicación en la literatura científica a pesar de que ya se supone que debería disponerse de los resultados. ¿Acaso están ocultando algo? ¿Acaso al terminar su investigación descubrieron que en realidad no existe el famoso Bosón de Higgs tal como lo conocemos sino tan sólo una partícula parecida en su valor de masa pero con características diferentes? De ser así, eso significaría que sí se puede viajar más rápido que la luz, y por tanto, que el paradigma científico del que esto sería la gran panacea, su última esperanza, no vendría a ser más que una vulgar farsa, lo cual nos llevaría de nuevo a la Teoría del Éter abriendo las puertas a la física esotérica. Parece ser que éste es el caso, puesto que no sólo puede ser así, sino que lo más importante de todo es que nos han dicho que no es así porque supuestamente lo tenían todo comprobado, si bien la cruda realidad es que se han pasado un año entero evitando dar las verdaderas pruebas mientras que se ha repetido a través de los medios una y otra vez que el asunto está ya zanjado a pesar de que se han desmentido a sí mismos por el camino al alegar que aún tiene que comprobarse. ¿Cómo va a “tener que comprobarse” lo que ya estaba comprobado? Obviamente, porque no lo estaba. ¿Y por qué esto evidencia que el Bosón de Higgs es un fraude? Simple: porque no habiendo pruebas de su existencia se han empeñado conscientemente en convencernos de que sí las había. Es decir, que lo único que han hecho ha sido intentar adoctrinarnos. Los medios nos han dicho que hay pruebas concluyentes cuando ni tan siquiera era cierto que las hubiera habido de cualquier tipo, con lo cual nos han mentido. Si los poderes que defienden los intereses del sistema han mentido para que creamos que existe el Bosón, eso implica que en realidad saben que no lo hay.